Aymara Lorenzo rompió el silencio tras 8 años de la “ayudaíta” a María Bolívar
Corría el mes de agosto del año 2012 y con él la contienda electoral para un nuevo presidente, Hugo Chávez (batallaba con su enfermedad y la permanencia en el poder), Henrique Capriles (unificando a la oposición), y una mujer que sobresalió de una docena más de aspirantes, se trataba de María Josefina Bolívar, una monaguense criada en Maracaibo, que trabajó como muchacha de servicio, para sobrevivir.

Pero luego la vida le permitió poner su propio negocio (una panadería), y al ver las expropiaciones por parte de Chávez se motivó a terminar con eso fundando su partido y optando por al presidencia.

Bolívar se catapultó en su primera entrevista en televisión nacional, al pedir una «ayudaíta» a la periodista de Globovisión, Aymara Lorenzo, al abordar el tema inflacionario.

Luego de eso mucha agua a corrido, María Bolívar, prácticamente no salió más en la TV, puntualmente asistió a uno que otro programa en la televisión local del Zulia, pero aun así continuó en la contienda, y otras elecciones.

«Aymara, échame una ayudaíta», se convirtió en un eslogan. en decir popular, e incluso en una frase para ironizar en la política venezolana.

Habla Aymara

A ocho años de aquella entrevista, la reconocida y respetada Aymara Lorenzo, se tomó el tiempo para escribir unas líneas, y explicar lo que ocurrió desde su óptica, también sobre lo que sintió en el aquel momento en el que la misma periodista confiesa que el estudio de televisión «explotó en una sola risa» .

«El estudio se oía el eco explosivo de la risa general en la que cayeron todos los que estaban allí», comenta.

¿Qué pensaste cuando ella te pidió la ayudaíta?

«Les confieso que lo primero que pasó por mi cabeza fue ‘esta vaina no me está pasando a mí’. Acto seguido en cuestión de nanosegundos reaccioné: ‘si no la ayudo la entrevista no puede continuar’».

¿Cómo no te reíste en su cara?

La verdad es que el asombro que sentí, mezclado con el hecho de ponerme en sus zapatos y suponer por un momento lo que ella pudo haber sentido en ese instante, frente a una cámara en un programa en vivo, me llevó a darle la ayudaíta que me pedía.

En lo personal, me conmovió su honestidad y su sinceridad que la llevaron a pedir ayuda para poder responder a un asunto que para muchos parecería sencillo. —La verdad es, que si lo fuera, y si tuviéramos gobernantes con voluntad política, otro sería el cantar para nosotros—.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Aymara-Lorenzo-Maria-Bolivar.jpg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *