Astrónomos podrían haber detectado la primera señal de radio de un exoplaneta
Astrónomos podrían haber detectado la primera señal de radio de un exoplaneta

Las caídas en los niveles de luz de una estrella pueden delatar la presencia de planetas en órbita. Ahora, los astrónomos han dado los primeros pasos para utilizar pitidos de emisión de radio que revelen nuevos exoplanetas.

“Observar la emisión de radio de las auroras planetarias es el método más prometedor para detectar campos magnéticos exoplanetarios”, explicaron el astrónomo de la Universidad de Cornell, Jake Turner, y sus compañeros, “su conocimiento proporcionará información valiosa sobre la estructura interior del planeta, el escape atmosférico y habitabilidad “.

Cuando el viento estelar golpea el campo magnético de un planeta, su cambio de velocidad puede detectarse como variaciones llamativas en las emisiones de radio descritas como “ráfagas”, tal y como recogeScience Alert. 

El propio campo magnético de la Tierra “vibra y chirría” mientras canaliza los vientos solares, así como otros planetas del Sistema Solar, que también emiten gritos similares.

Para detectar un susurro de señales de radio provenientes de un exoplaneta, lo primero que se necesita es mirar más allá de todo el ruido de la Tierra.

Hace unos años, los investigadores desarrollaron el programa Borealis con dicho objetivo. Lo probaron en Júpiter y calcularon cómo serían las emisiones de radio de este planeta si estuvieran mucho más lejos.

Así, el equipo de Turner decidió probar la técnica utilizando el radiotelescopio de matriz de baja frecuencia de Holanda para observar 3 sistemas con exoplanetas conocidos: 55 Cancri, Upsilon Andromedae y Tau Boötis.

Solo el sistema Tau Boötis, a 51 años luz, exhibió los pitidos en los datos de radio que se ajustan a las predicciones de los investigadores de sus pruebas con Júpiter.

Si sus mediciones son correctas, sugieren que la fuerza del campo magnético de la superficie del planeta varía entre 5 y 11 gauss. La intensidad de emisión del campo magnético observada también se ajusta a las predicciones anteriores.

“El campo magnético de exoplanetas similares a la Tierra puede contribuir a su posible habitabilidad”, explicó Turner, “protegiendo sus propias atmósferas del viento solar y los rayos cósmicos y protegiendo al planeta de la pérdida atmosférica”.

La señal que detectaron es débil y aún debe ser verificada por otros telescopios de baja frecuencia antes de que los investigadores puedan confirmar el verdadero origen de las emisiones de radio localizadas.

“No podemos descartar las erupciones estelares como la fuente de las emisiones”, advirtieron los investigadores, pero las emisiones del planeta siguen siendo una posibilidad.

Si otros telescopios como LOFAR-LBA y NenuFAR pueden corroborar estos hallazgos, tales detecciones de emisiones de radio de exoplanetas abrirán un “nuevo y emocionante” campo de investigación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *