Ir a la barra de herramientas
SpaceX y NASA acoplaron con éxito a la Estación Espacial Internacional

A las 11:00 a.m. de la costa este de EE. UU., los cuatro astronautas de la nave espacial Dragon lograron acoplarse a la Estación Espacial Internacional (EEI). La misión había salido el domingo desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida.


Sus tripulantes pasarán un total de seis meses en la EEI. Con esta misión culmina la primera colaboración entre la NASA y una empresa privada en materia de viajes espaciales. 

El sueño espacial del empresario y físico Elon Musk se ha hecho realidad. Los estadounidenses Shannon Walker, Michael Hopkins y Victor Glover y el japonés Soichi Noguchi fueron los primeros astronautas en llevar a buen puerto la primera misión espacial cofinanciada por la NASA y la empresa de Musk, SpaceX. 

«SpaceX, esto es resiliencia. Excelente trabajo. Justo en el centro», afirmaba el comandante Mike Hopkins instantes después de acoplar a la EEI la cápsula Dragon, apodada ‘Resilience’ (‘resiliencia’ en español) por sus tripulantes en referencia a los esfuerzos en la lucha mundial contra el Covid-19. «Enhorabuena, esta es una nueva era de viajes operacionales a la Estación Espacial Internacional», añadía más tarde.

El acople de la nave culmina con éxito para SpaceX, que ha trabajado desde 2011 junto a la NASA para recuperar el programa de viajes espaciales. Hay que recordar que parte del logro de esta misión radica en el uso del cohete Falcon 9 para el lanzamiento de la nave. Este tipo de cohetes desarrollados por SpaceX son capaces de aterrizar de nuevo en la tierra para ser reutilizados en futuras misiones.

Planes futuros y una menor dependencia de Rusia

Antes de la certificación de este tipo de cohetes, las misiones espaciales de la NASA dependían en gran medida de los cohetes rusos, algo que cambia radicalmente con esta nueva colaboración. De hecho, tras los seis meses que dure esta misión, se espera un reemplazo con otro grupo de astronautas a bordo de una nueva capsula Dragon de SpaceX.

Estos viajes se enmarcan en un programa firmado en 2014 por valor de 2.600 millones de dólares. En dicho programa, se incluyen al menos seis misiones espaciales llevadas a cabo por SpaceX. La empresa aeroespacial Boeing también forma parte del mismo y se espera que a finales del próximo año se pueda unir a las misiones con su propia nave.

La NASA también ha firmado otra serie de contratos con diferentes agencias espaciales, como la europea y la japonesa, con el objetivo de volver a la Luna en 2024. Sin embargo, todavía no ha recibido la financiación necesaria por parte del congreso y está por ver cómo afectará el resultado de las últimas elecciones a su futuro.

La misión se cuela en la polémica presidencial

Nada más producirse el lanzamiento de la misión el domingo, numerosas autoridades del país se hicieron eco de la noticia. El presidente electo Joe Biden, en manos de quien quedará a partir de enero el programa espacial del país, afirmó en un tweet que esta misión “es una prueba del poder de la ciencia”, en un tono mucho más conciliador que el usado por Donald Trump.

Trump no desaprovechó la oportunidad para presumir de su supuesta buena administración. En su perfil de Twitter escribió que “la NASA era un desastre cuando la cogimos” y “ahora es de nuevo el centro espacial más candente y avanzado del mundo”. La realidad, sin embargo, es que esta misión fue desarrollada por las dos administraciones anteriores.

Reuters, EFE y otros medios

Compartir en........

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *