Ir a la barra de herramientas
Andrés Mezgravis Tiar

Mucho se habla del Tiar y que debe aprobarse para tratar de buscar una salida a la crisis venezolana. ¿Pero sabemos en realidad qué es, cómo se implementa y sus repercusiones?


Banner Servillantas Calabozo 660x100

A continuación le brindamos una serie de 14 puntos a saber, cortesía del abogado especialista en la materia Andrés Mezgravis.

1.- Qué es el Tiar

Es el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, el cual prevé asistencia, incluida la militar, entre los países miembros. Venezuela era parte desde que entró en vigencia en 1948, pero el régimen anunció su retiro en 2013.

2.- Quiénes son sus miembros

Puede ser miembro cualquier país del continente americano. Actualmente 17 integrantes lo conforman: Argentina, Bahamas, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, EEUU, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

Cuba, aunque nunca se retiró formalmente, fue suspendida en 1962. Ecuador, Nicaragua, México y Bolivia se retiraron.

3.- ¿Qué pasos debe cumplir Venezuela para reingresar al Tiar?

Después de que la Asamblea Nacional (AN) lo apruebe en segunda discusión, el presidente (E) debe comunicar a la Organización de Estados Americanos (OEA) la voluntad de ratificar dicho tratado. A partir de que la OEA tome nota de esa comunicación y la participe a los Estados miembros, Venezuela pasaría automáticamente a formar parte del Tiar, sin necesidad de que ningún país u organismo internacional lo apruebe.

4.- ¿Es cierto que el Tiar nunca ha sido aprobado?

No, no es cierto. Se ha aplicado en una decena de casos. Esos casos van desde el conflicto de Costa Rica y Nicaragua (1948), hasta el caso de las Torres Gemelas (2001). Con relación a Venezuela, se aplicó en el atentado contra Rómulo Betancourt en República Dominicana (1960). Además, las normas jurídicas no pierden su vigencia por el transcurso del tiempo.

5.- ¿El Tiar contempla el uso de la fuerza?

SÍ, el Tiar, además de otras medidas como sanciones económicas y cierre de vías marítimas y aéreas, contempla expresamente el uso de la fuerza en su artículo 8.

6.- ¿Es cierto que el caso Las Malvinas se intentó aplicar y fracasó?

Las Malvinas escapa de la competencia territorial del Tiar (Art. 4), y fue la dictadura argentina la agresora.

7.- ¿Es cierto que el Tiar exige que haya una agresión armada externa para su aplicación?

EL artículo 3 contempla ese supuesto, pero el artículo 6 establece que el Tiar también aplica por cualquier situación que pueda poner en peligro la paz de América, aún cuando no sea un ataque armado.

8.- ¿Alguna vez se ha conformado en el continente americano una coalición militar internacional?

Sí. En el caso del golpe de Estado en República Dominicana (1965) se conformó, en el marco del Consejo Permanente de la OEA, una coalición de Fuerza Interamericana que estuvo en operaciones por un año y estuvo integrada por EEUU, Brasil, Honduras, Paraguay, Nicaragua y Costa Rica.

9.- ¿La situación de Venezuela cumple con los requisitos para que se aplique el Tiar?

Sí. La situación de Venezuela cumple claramente con los requisitos exigidos en el artículo.6, esto es: 1) su soberanía e independencia política están amenazadas por una tiranía narcoterrorista que usurpa el poder, y 2) esa situación pone en peligro la paz y seguridad de América, al estar bajo el control de criminales y terroristas las mayores reservas petroleras del planeta, y minerales estratégicos como el uranio, sin contar la gravísima crisis migratoria.

10.- ¿Es cierto que según el artículo 2, las partes deben primero someter la controversia a una solución pacífica antes de someterla al Consejo de Seguridad de la ONU?

No, no es cierto. El artículo 2 se refiere exclusivamente a las controversias que surjan entre los países miembros. La tiranía no es parte contratante del tratado. El Consejo Permanente de la OEA solo reconoce al presidente (E) Juan Guaidó y a sus representantes. Por tanto, el artículo 2 no aplica a la situación actual de Venezuela.

11.- ¿Cómo se toman las decisiones en el marco del Tiar?

Se toman con el voto de los dos tercios (2/3) de sus miembros, es decir, con el voto favorable de 12 de 17. Las deliberaciones se llevan a cabo por intermedio del Consejo Permanente de la OEA, pero no votan los miembros de la OEA, sino solo los del Tiar.

12.- ¿Qué utilidad puede tener el Tiar si la comunidad internacional ha manifestado que rechaza una intervención?

Mientas Venezuela no solicite formalmente y justifique conforme al Tiar y la necesidad de una coalición, no sabremos con certeza qué países están dispuestos a cumplir con la obligación internacional de asistencia prevista en ese tratado. Las declaraciones diplomáticas que se hacen mientras nuestras autoridades están explorando salidas pacíficas no deben ser confundidas con las deliberaciones que tendrían lugar en el marco de la exigencia de los derechos y obligaciones previstos en un tratado de asistencia militar.

13.- ¿El proceso para decidir la procedencia de una coalición sería muy burocrático?

No, no lo es. Venezuela debería presentar su solicitud con carácter de urgencia y el Órgano de Consulta debería reunirse «inmediatamente» tal y como lo establece el artículo 6.

14.- ¿Cómo se llevaría a cabo esa coalición?

Una vez determinada el tipo de asistencia que proporcionaría cada país (médica, humanitaria, militar, paso territorial, etc.), se conformaría un comando unificado entre las fuerzas militares que participarían. Es de esperar que siendo conocida en detalle la situación de Venezuela por toda la región, la implementación de esas medidas deberían ser inmediata. El comando unificado, luego de evaluar la situación, decidirá si da un ultimátum a la tiranía para su rendición y entrega, antes de proceder con la fuerza militar.

Fuente: Abog. Andrés Mezgravis.

TRATADO INTERAMERICANO DE ASISTENCIA  RECIPROCA

En nombre de sus Pueblos, los Gobiernos representados en la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad del Continente, animados por el deseo de consolidar y fortalecer sus relaciones de amistad y buena vecindad y,

Considerando:

Que la Resolución VIII de la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y de la Paz, reunida en la ciudad de México, recomendó la celebración de un tratado destinado a prevenir y reprimir las amenazas y los actos de agresión contra cualquiera de los países de América;

Que las Altas Partes Contratantes reiteran su voluntad de permanecer unidas dentro de un sistema interamericano compatible con los propósitos y principios de las Naciones Unidas y reafirman la existencia del acuerdo que tienen celebrado sobre los asuntos relativos al mantenimiento de la paz y la seguridad internacional que sean susceptibles de acción regional;

Que las Altas Partes Contratantes renuevan su adhesión a los principios de solidaridad y cooperación interamericanas y especialmente a los principios enunciados en los considerandos y declaraciones del Acta de Chapultepec, todos los cuales deben tenerse por aceptados como normas de sus relaciones mutuas y como base jurídica del Sistema Interamericano;

Que, a fin de perfeccionar los procedimientos de solución pacifica de sus controversias, se proponen celebrar el Tratado sobre «Sistema Interamericano de Paz», previsto en las Resoluciones IX y XXXIX de la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y de la Paz;

 Que la obligación de mutua ayuda y de común defensa de las Repúblicas Americanas se halla esencialmente ligada a sus ideales democráticos y a su voluntad de permanente cooperación para realizar los principios y propósitos de una política de paz;

Que la comunidad regional americana afirma como verdad manifiesta que la organización jurídica es una condición necesaria para la seguridad y la paz y que la paz se funda en la justicia y en el orden moral y, por tanto, en el reconocimiento y la protección internacionales de los derechos y libertades de la persona humana, en el bienestar indispensable de los pueblos y en la efectividad de la democracia, para la realización internacional de la justicia y de la seguridad,

Han resuelto—de acuerdo con los objetivos enunciados—celebrar el siguiente Tratado a fin de asegurar la paz por  todos los medios posibles, proveer ayuda recíproca efectiva pare hacer frente a los ataques armados contra cualquier Estado Americano y conjurar las amenazas de agresión contra cualquiera de ellos:

ARTICULO 1

Las Altas Partes Contratantes condenan formalmente la guerra y se obligan en sus relaciones internacionales a no recurrir a la amenaza ni al uso de la fuerza en cualquier forma incompatible con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas o del presente Tratado.

ARTICULO 2.°

Como consecuencia del principio formulado en el Artículo anterior, las Altas Partes Contratantes se comprometen a someter toda controversia que surja entre ellas a los metodos de solución pacifica y a tratar de resolverla entre sí, mediante los procedimientos vigentes en el Sistema Interamericano, antes de referirla a la Asamblea General o al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

ARTICULO 3.°

1. Las Altas Partes Contratantes convienen en que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos, y en consecuencia, cada una de dichas Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque, en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas.

2. A solicitud del Estado o Estados directamente atacados, y hasta la decisión del Organo de Consulta del Sistema Interamericano, cada una de las Partes Contratantes podrá determinar las medidas inmediatas que adopte individualmente, en cumplimiento de la obligación de que trata el parágrafo precedente y de acuerdo con el principio de la solidaridad continental. El Organo de Consulta se reunirá sin demora con el fin de examinar esas medidas y acordar las de carácter colectivo que convenga adoptar.

3. Lo estipulado en este Artículo se aplicará en todos los casos de ataque armado que se efectúe dentro de la región descrita en el Artículo 4.° o dentro del territorio de un Estado Americano. Cuando el ataque se efectúe fuera de dichas areas se aplicará lo estipulado en el Artículo 6.

4. Podrán aplicarse las medidas de legítima defensa de que trata este Artículo en tanto el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales.

ARTICULO 4.°

La región a que se refiere este Tratado es la comprendida dentro de los siguientes límites: comenzando en el Polo Norte; desde allí directamente hacia el sur hasta un punto a 74 grados latitud norte, 10 grados longitud oeste; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto a 47 grados 30 minutos latitud norte, 50 grados longitud oeste; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto a 35 grados latitud norte, 60 grados longitud oeste; desde allí directamente  al sur hasta un punto a 20 grados latitud norte; desde allí por una linea loxodrómica hasta un punto a 5 grados latitud norte, 24 grados longitud oeste; desde allí directamente al sur hasta el Polo Sur; desde allí directamente hacia el norte hasta un punto a 30 grados latitud sur, 90 grados longitud oeste; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto en el Ecuador a 97 grados longitud oeste; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto a 15 grados latitud norte,  120 grados longitud oeste; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto a 50 grados latitud norte, 170 grados longitud este; desde allí directamente hacia el norte hasta un punto a 54 grados latitud norte; desde allí por una línea loxodrómica hasta un punto a 65 grados 30 minutos latitud norte, 168 grados 58 minutos 5 segundos longitud oeste; desde allí directamente hacia el norte hasta el Polo Norte.

ARTICULO 5.°

Las Altas Partes Contratantes enviarán inmediatamente al Consejo de Seguridad de las
Naciones Unidas, de conformidad con los Artículos 51 y 54 de la Carta de San Francisco, información completa sobre las actividades desarrolladas o proyectadas en ejercicio del derecho de legítima defensa o con el propósito  de mantener la paz y la seguridad interamericanas.

ARTICULO 6.°

Si la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier Estado Americano fueren afectadas por una agresión que no sea ataque armado, o por un conflicto extra continental o intracontinental, o por cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América, el Organo de Consulta se reunirá inmediatamente, a  fin de acordar las medidas que en caso de agresión se deben tomar en ayuda del agredido o en todo caso las que convenga tomar para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y la seguridad del Continente.

ARTICULO 7.o

En caso de conflicto entre dos o mas Estados Americanos, sin perjuicio del derecho de legítima defensa, de conformidad con el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, las Altas Partes Contratantes reunidas en consulta instarán a los Estados contendientes a suspender las hostilidades y a restablecer las cosas al statu quo ante bellum y tomaran, además, todas las otras medidas necesarias para restablecer o mantener la paz y la seguridad interamericanas, y para la solución del conflicto por medios pacíficos. El rechazo de la acción pacificadora será considerado para la determinación del agresor y la aplicación inmediata de las medidas que se acuerden en la reunión de consulta.

ARTICULO 8.°

Para los efectos de este Tratado, las medidas que el Organo de Consulta acuerde comprenderán una o más de las siguientes: el retiro de los jefes de misión; la ruptura de las relaciones diplomáticas; la ruptura de las relaciones consulares; la interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónicas o radiotelegráficas, y el empleo de la fuerza armada.

ARTICULO 9.°

Además de otros actos que en reunión de consulta puedan caracterizarse como de agresión, serán considerados como tales:
a) El ataque armado, no provocado, por un Estado, contra el territorio, la población o las fuerzas terrestres, navales o aéreas de otro Estado;

b) La invasión, por la fuerza armada de un Estado, del territorio de un Estado Americano, mediante el traspaso de las fronteras demarcadas de conformidad con un tratado, sentencia judicial, o laudo arbitral, o, a falta de fronteras así demarcadas, la invasión que afecte una región que este bajo la jurisdicción efectiva de otro Estado.

ARTICULO 10.°

Ninguna de las estipulaciones de este Tratado se interpretará en el sentido de menoscabar los derechos y obligaciones de las Altas Partes Contratantes de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas.

ARTICULO 11.° 

Las consultas a que se refiere el presente Tratado se realizaran por medio de la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de las Repúblicas Americanas que lo hayan ratificado, o en la forma o por el órgano que en lo futuro se acordare.

ARTICULO 12.° 

El Consejo Directivo de la Unión Panamericana podrá actuar provisionalmente como órgano de consulta, en tanto no se reuna el Órgano de Consulta a que se refiere el Artículo anterior.

ARTICULO 13.° 

Las consultas serán promovidas mediante solicitud dirigida al Consejo Directivo de la Unión Panamericana por cualquiera de los Estados signatarios que haya ratificado el Tratado.

ARTICULO 14.°

En las votaciones a que se refiere el presente Tratado sólo podrán tomar parte los representantes de los Estados signatarios que lo hayan ratificado.

ARTICULO 15.° 

El Consejo Directivo de la Unión Panamericana actuara en todo lo concerniente al presente Tratado como órgano de enlace entre los Estados signatarios que lo hayan ratificado y entre estos y las Naciones Unidas.

ARTICULO l6.° 

Los acuerdos del Consejo Directivo de la Unión Panamericana a que se refieren los Artículos 13 y 15 se adoptarán por mayoría absoluta de los Miembros con derecho a voto.

ARTICULO 17.° 

El Organo de Consulta adoptará sus decisiones por el voto de los dos tercios de los Estados signatarios que hayan ratificado el Tratado.

ARTICULO 18.° 

Cuando se trate de una situación o disputa entre Estados Americanos serán excluídas de las votaciones a que se refieren los dos Artículos anteriores las partes directamente interesadas.

ARTICULO 19.°

 Para constituir quorum en todas las reuniones a que se refieren los Artículos anteriores se exigirá que el numero de los Estados representados sea por lo menos igual al numero de votos necesarios para adoptar la respectiva decisión.

ARTICULO 20.° 

 Las decisiones que exijan la aplicación de las medidas mencionadas en el Articulo 8o serán obligatorias para todos los Estados signatarios del presente Tratado que lo hayan ratificado, con la sola excepción de que ningún Estado estará obligado a emplear la fuerza armada sin su consentimiento.

ARTICULO 21.° 

Las medidas que acuerde el Órgano de Consulta se ejecutarán mediante los procedimientos y órganos existentes en la actualidad o que en adelante se establecieren.

ARTICULO 22.°
Este Tratado entrará en vigor entre los Estados que lo ratifiquen tan pronto como hayan sido depositadas las ratificaciones de las dos terceras partes de los Estados signatarios.

ARTICULO 23.°
Este Tratado queda abierto a la firma de los Estados Americanos, en la ciudad de Río de Janeiro y será ratificado por los Estados signatarios a la mayor brevedad, de acuerdo con sus  respectivos procedimientos constitucionales. Las ratificaciones serán entregadas para su depósito a la Unión Panamericana, la cual notificará cada depósito a todos los Estados signatarios. Dicha notificación se considerará como un canje de ratificaciones.

ARTICULO 24.°

El presente Tratado será registrado en la Secretaría General de las Naciones Unidas por medio de la Unión Panamericana, al ser depositadas las ratificaciones de las dos terceras partes de los Estados signatarios.

ARTICULO 25.° 

Este Tratado regirá indefinidamente pero podrá ser denunciado por cualquiera de las Altas Partes Contratantes mediante la notificación escrita a la Unión Panamericana, la cual comunicará a todas las otras Altas Partes Contratantes cada una de las notificaciones de denuncia que reciba. Transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Unión Panamericana reciba una notificación de denuncia de cualquiera de 1as Altas Partes Contratantes, el presente Tratado cesará en sus efectos respecto a dicho Estado, quedando subsistente para todas las demás Altas Partes Contratantes.

ARTICULO 26.° 

Los principios y las disposiciones fundamentales de este Tratado serán incorporados en el Pacto Constitutivo del Sistema Interamericano.  

En Fe De Lo Cual, los  Plenipotenciarios que suscriben, habiendo depo sitado sus plenos poderes, que fueron hallados en buena y debida forma, firman este Tratado, en nombre de sus respectivos Gobiernos, en las fechas que aparecen al pie de sus firmas.

Hecho en la ciudad de Río de Janeiro, en cuatro textos, respectivamente, en las lenguas española, francesa, inglesa y portuguesa, a los dos días del mes de septiembre de mil novecientos cuarenta y siete. 

Compartir en........

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *