Ir a la barra de herramientas
comer teléfono televisión

En este sentido, en EE.UU. acaba de ver la luz un estudio que analiza la ‘comida multitarea’.


Banner Servillantas Calabozo 660x100

Y afirma la existencia de una relación directa entre una atención premium a teléfonos inteligentes, tabletas y demás ‘screens’a nuestro alcance y el riesgo de obesidad.

Lo firma el psicólogo Richard B. López, quien ha observado cómo un uso simultáneo de estos dispositivos puede ir estrechamente ligado al sobrepeso y a una mayor capacidad de respuesta a los estímulos alimenticios más gratificantes.

Dicho de otra manera: sincronizar la hora de la comida o la cena con Twitter, WhatsApp, la televisión o Instagram tiene consecuencias que, a la larga, pueden ser graves.

“El acto de comer siempre requiere atención”, apunta el Dr. Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO). “Ha sido así a lo largo de la evolución del ser humano.

La comida está ligada a unos sentidos que se concentran en lo que tienen delante: sabores, olores… hasta los colores”. Por ello, toda distracción en un proceso tan ancestral pinta potencialmente peligroso.

Richard B. López era consciente de ello antes de iniciar su estudio. La obesidad entre niños y adolescentes, apunta, ha aumentado dramáticamente en las últimas dos o tres décadas, el mismo periodo en el que hemos vivido un boomtecnológico sin igual. Hoy es prácticamente imposible ir a comer o cenar a un restaurante y no encontrar una mesa en la que el teléfono móvil ‘juegue’ como un cubierto más.

Este destacado miembro del departamento de Psicología de la Universidad de Rice, en Houston, ha demostrado que el ‘multitasking’ incide en la respuesta que nuestro cerebro tiene ante los estímulos más apetecibles. El doctor Tinahones lo ratifica.

“Hay diferencias importantes en la ingesta si estás o no distraído. Los nutricionistas recomiendan que, cuando nos sentamos a la mesa, nos concentremos en comer.

Los sentidos implicados en la comida suelen tener un efecto saciante que puede perderse ante los estímulos de la multitarea”, acarreando, como apunta López en su estudio, el sobrepeso.

El presidente de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO) tiene claro que los dispositivos móviles o las prácticas multipantalla son, a día de hoy, “un enemigo de la alimentación.

Hay que sacar los móviles de la mesa y respetar el acto de comer”. Y esto, importante en adultos, es crucial en los más jóvenes. “Las pantallas están modificando nuestra cronobiología, activan nuestros ritmos circadianos de día y de noche desajustando funciones vitales que también afectan a la alimentación”. reseña men’s health

Compartir en........

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *