Ir a la barra de herramientas
Retraso en entrega del cuerpo de Acosta Arévalo es una táctica que ya aplicó el Gobierno

Casi se cumplen seis días desde que se conoció sobre la muerte del capitán Acosta Arévalo y su familia clama porque el Estado entregue el cuerpo, pues aseguran que ya fue suficiente con las torturas que afirman causaron su deceso


Banner Servillantas Calabozo 660x100

La táctica del régimen de Nicolás Maduro de ralentizar la entrega del cuerpo de un fallecido al que consideró “terrorista” en vida está otra vez en marcha tal y como ya ocurrió con el fallecido inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Oscar Pérez.

Esta vez el retraso en la entrega del cuerpo lo sufren los familiares del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, fallecido por supuestas torturas que habría recibido mientras estuvo preso en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Tras cinco días desde su fallecimiento y pese a la insistencia de su familia, el cuerpo de Acosta Arévalo se mantiene en la Morgue de Bello Monte a la orden del Ministerio Público (MP), informó el abogado Alonso Medina Roa a través de su cuenta en la red social Twitter.

Familiares del funcionario de la Armada denuncian irregularidades en la entrega del cuerpo, al tiempo que piden a la comunidad internacional abogue porque se realice un examen forense con especialistas del exterior.

Las mismas anomalías son expuestas por el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, quien se juramentó como mandatario encargado el 23 de enero. El máximo representante del Parlamento advirtió a la fiscal Josefin Bravo Carrillo y los funcionarios de la morgue que no podrán eludir su responsabilidad, en caso de que intenten tapar las pruebas que evidencien las torturas a las que habría sido sometido Acosta Arévalo.

Caso Oscar Pérez

El gobierno de Nicolás Maduro pedalea en el mismo proceder, como ocurrió en enero de 2018 tras la “ejecución extrajudical” de Oscar Pérez, cuyo cuerpo sin vida pudo ser visto después de tres días de conocerse la muerte; caso que ha dejado muchos cabos sueltos.

En aquel entonces corrieron rumores de que el Estado pretendía cremar el cuerpo. En entrevista a puntodecorte.com, el exdirector del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) William Jiménez Gaviria, denunció que entre las irregularidades más graves del caso fue la presión que hicieron altos funcionarios del Gobierno para que el cuerpo del exinspector fuese cremado; así como también aseveró que las actas de defunción del fueron suscritas por médicos que nunca vieron el cadáver.

Las exigencias de la ciudadanía para que el cuerpo de Pérez fuese entregado a sus familiares fueron neutralizadas por funcionarios de la Guardia Nacional, que impedían el acceso de la sociedad civil y medios de comunicación a la Morgue de Bello Monte.

En la llamada “masacre de El Junquito”, junto a Pérez también fueron ajusticiados Daniel Soto (30 años), Abraham Noé Lugo Ramos (30 años), José Alejandro Díaz Pimentel (36 años), Jairo Simón Lugo Ramos, Abraham Israel Agostini y Lisbeth Ramírez de (26 años), todos ellos acusados de terrorismo.

Los cuerpos de estas personas fueron entregados bajo hermetismo pues no se les permitió a sus familiares hacer actos fúnebres.

Cinco días después de haber sido ejecutados extrajudicialmente, los cuerpos de Abrham José Agostini y José Alejandro Díaz Pimentel fueron llevados directo al cementerio del Este.

Los cuerpos de los hermanos Abraham y Jairo Lugo al igual que Daniel Soto fueron sepultados en el Cementerio La Chinita (Maracaibo, estado Zulia) luego de que fuesen trasladados en aviones y bajo custodia militar hasta su lugar de origen. Sus familiares tuvieron que forcejear para presenciar el entierro, debido a la negativa militar de dejarlos acceder al lugar.

Casi se cumplen seis días desde que se conoció de la muerte de Acosta Arévalo y su familia clama porque el Estado entregue el cadáver, pues aseguran que ya fue suficiente con las “torturas” que afirman causaron su deceso.

Ante esto, es preciso destacar que en el sexto día de haber sido “asesinado extrajudicialmente”, el cuerpo del excicpc, Oscar Pérez, fue sepultado en el cementerio del Este de Caracas, solo con la presencia de su tía Aura Pérez y una prima. Pasadas las 6 de la mañana de ese día, las autoridades avisaron que el cadáver había sido trasladado de la morgue de Bello Monte al camposanto.

Compartir en........

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *